Virginia Martínez

No recuerdo desde cuándo me gusta el teatro y el cine, los libros y la música. Así que supongo que el amor a todos ellos es una herencia de mis padres.

 

Soy terriblemente tímida y he sufrido bastante por ello. Cuando inicié mi carrera como docente descubrí que el teatro es una herramienta excelente para desarrollar los talentos que cada uno llevamos dentro y para vencer el miedo, así que decidí abrir un tiempo y un espacio para liberar esos talentos en el centro donde trabajaba, los Paules de Hortaleza.

 

Nos estrenamos con "El Diluvio Que Viene", un musical, mi género teatral favorito sin desmerecer al resto. Todos éramos novatos y utilizamos aquel tiempo y aquel espacio para divertirnos, pero aquello fue el germen de lo que hoy es Dimak.

 

Empezó casi como un experimento, pero hoy es un proyecto serio y ambicioso que día a día sale adelante por el esfuerzo de un equipo que también es serio y ambicioso.

 

El teatro aporta muchas cosas a mi vida. Es alimento para el alma pero, además, continúa divirtiéndome, y después de cada ensayo me digo que día a día sigue mereciendo la pena el esfuerzo. Para siempre.

 

 

Puedes seguirnos también en las siguientes REDES SOCIALES:

 

FACEBOOK   

YOUTUBE

INSTAGRAM